Un rincón lleno de historia

Cortijo San Francisco es una antigua edificación de distribución clásica cerrada compuesta por dos casas y un gran patio central de 400m cuadrados con pilón abrevadero de caballos. Se entra al cortijo por un portón rematado con un nicho que contiene una imagen de San Francisco Javier, situado sobre el arco de la puerta de ladrillo de barro. Los muros de piedra, arena y cal alcanzan el metro de espesor y aíslan el interior de las casas garantizando frescor en verano y un cálido ambiente en invierno. En las cubiertas abunda la madera y la teja de barro.

Durante el periodo 2003-2007, el cortijo ha sido sometido a una profunda rehabilitación, dotándolo de las máximas comodidades que posibilitaron su adecuación a Cortijo Rural de Categoría Superior, sin perder ni un ápice del encanto de la construcción preexistente empleando materiales nobles y rústico: madera, piedra y barro natural. Se trata de un edificio ecológico donde la fuente de energía principal procede del sol.

“Casa Che” es la casa principal. Dispone en la planta baja de salón principal de 80 m2 con gran chimenea de barro y piedra, bodega de 25 m2, comedor señorial de 26 m2, patio interior de barro hecho a mano con una pileta romana, cocina antigua de 17 m2, despensas y 2 aseos. Salones y cocina con calefacción central regulable. La planta superior consta de 6 dormitorios dobles cada uno con baño completo, donde la decoración varía jugando con distintos diseños de suelos de barro y de azulejos en baño, todo hecho y pintados a mano. Disponen todas las habitaciones de suelo radiante y aire acondicionado y balcón al exterior.

“Casa Cucanita”, más antigua, se remonta al s. XVIII, dispone de salón-comedor de 64 m2 con suelos hechos de bloques de piedra tallados a mano y una preciosa chimenea central que de lado a lado atraviesa la estancia, un aseo y la cocina completan la planta baja. La planta alta dispone de tres dormitorios dobles, un baño completo en madera y piedra y una salita de lectura con estufa de leña. Los techos son de madera vista y los suelos de barro original tratados con aceites naturales.

En el exterior, la explotación agrícola cuenta con más de 100 Has. de olivar atravesados por el río Cabra y el Arroyo La Sal que desemboca en unas salinas naturales y en explotación situadas a 400 metros del cortijo.

Servicios

  • Menaje completo
  • Lavavajillas
  • Lavadora
  • Frigorífico
  • Barbacoa
  • Futbolín
  • Cunas (2)
  • Admite mascotas